miércoles, 5 de abril de 2017

Los fitoesteroles en los granos enteros pueden reducir el colesterol


Por la Health Coach, Rocío Río de la Loza

La naturaleza es sabia y siempre nos sorprende cuando buscamos una solución eficaz cuando se trata de algún padecimiento, en particular el colesterol, el cual puede ser combatido por los fitoesteroles, compuestos de origen vegetal cuyo principal efecto es bloquear la absorción de colesterol a nivel Intestinal, además, ofrece un sinfín de beneficios al cuerpo.

Los fitoesteroles son compuestos químicos liposolubles derivados de plantas, cuya estructura se dividen en dos clases: esteroles y estanoles. Y aunque el cuerpo humano no puede sintetizarlos, sí es posible a través de una dieta.

Fuentes alimentarias de fitoesteroles:

• Granos enteros
• Nueces
• Semillas
• Frutas
• Vegetales
• Leguminosas
• Aceites vegetales prensados en frío

A veces se pueden agregar fitoesteroles a alimentos procesados como margarina, aceites vegetales refinados, aderezos para ensaladas, mayonesa, quesos, productos cárnicos, snacks, chocolates, productos horneados y postres.

El poder de los fitoesteroles para reducir el colesterol:

Los fitoesteroles inhiben la absorción del colesterol en el intestino y hay evidencia suficiente de que pueden mejorar los niveles de éste y reducir el riesgo de padecimientos cardiovascular.

De hecho, la Administración de Alimentos y Fármacos de Estados Unidos ha autorizado el uso de declaraciones sobre propiedades de salud en las etiquetas de alimentos de productos envasados que contienen esteroles, asociando así su consumo a la reducción de enfermedades coronarias.
  
¿Cuáles son otros beneficios para la salud de consumir fitoesteroles?

En modelos experimentales con ratones, los fitoesteroles mostraron propiedades anti-inflamatorias y antioxidantes y parecían útiles para disminuir los síntomas de la colitis y el síndrome del intestino irritable.

Por último, pequeños estudios han asociado la actividad beneficiosa de los fitoesteroles con la inhibición del crecimiento de las células cancerosas en el cáncer de mama y cáncer de próstata; sin embargo aún se requiere una investigación mayor.


lunes, 27 de marzo de 2017

Pan vs Colesterol

 Además, ayuda a tener una mejor salud cardiovascular


En los últimos años el pan ha sorprendido a los científicos por los muchos beneficios que aporta a la salud, superando así los mitos que afirman lo contrario. Lo cierto es que en una dieta saludable, que contemple todos los grupos de alimentos, el pan aporta fibra y carbohidratos, favorece la buena digestión y combate el colesterol malo y con ello contraviene enfermedades cardiovasculares.

Una investigación del departamento de Nutrición y Bromatología de la Facultad de Farmacia de la Universitat de Barcelona arrojó resultados favorables entre 275 voluntarios que consumen pan de manera habitual ya que mostraron bajos niveles de colesterol y un estado de salud más saludable desde el punto de vista cardiovascular.

Además, el pan y los cereales, como parte fundamental de nuestra dieta, nos aportan fibra e hidratos de carbono indispensable para el buen funcionamiento de nuestro organismo, así como aminoácidos, vitaminas y minerales que brindan grandes beneficios para nuestra salud en general.

La inclusión de pan en una dieta es sumamente aconsejable para perder peso, según consta en el estudio “Comparación de la utilidad de dos dietas hipocalóricas equilibradas con inclusión versus exclusión de pan en el tratamiento de pacientes con sobrepeso y obesidad” realizado por el Hospital Universitario La Paz de Madrid, España.

Cereales como trigo, arroz, maíz, avena y amaranto, son alimentos muy nutritivos que aportan energía al cuerpo y que nos permite realizar actividades físicas y hasta neuronales y dentro de una dieta apropiada puede traer consigo muchos beneficios para el organismo
Los especialistas aconsejan incluir en la alimentación diaria alguno de los siguientes tipos de pan:

·         Pan integral: el cual brinda un gran aporte de fibra.

·         Pan de avena: muy conocido por sus propiedades para disminuir el colesterol.

·         Pan de centeno: una de las opciones más saludables, con gran aporte de hierro y vitamina B.

De esta manera, la ciencia confirma los beneficios que nos aporta el incluir pan en nuestra dieta diaria y que el mito de que el pan es malo es totalmente falso.



Referencia:

https://repositorio.uam.es/bitstream/handle/10486/5350/35176_loria_kohen_viviana.pdf?sequence=1

jueves, 16 de marzo de 2017

El pan es auxiliar ¡para bajar de peso!


A diferencia de lo que mucha gente cree, el eliminar ciertos alimentos de una dieta más que beneficios lo que trae consigo son consecuencias negativas para nuestra salud. Un ejemplo muy claro es el pan, cuyo consumo aporta a nuestro organismo una gran variedad de nutrientes y nos proporciona energía para estar activos a lo largo del día.

El no comer pan en busca de bienestar, sobre todo bajar de peso, es en realidad un mito, el cual es confrontado or la ciencia; a continuación te contamos algunos de sus beneficios:

•             Proporciona energía: Debido a su alto contenido en hidratos de carbono el pan es de gran ayuda para el organismo al aportar la energía para nuestro día a día. Para los deportistas es combustible, además de que retrasa la fatiga.

•             Favorece la buena digestión: El pan se encuentra dentro del grupo de cereales y destaca por su alto contenido en fibra que ayuda a mejorar el tránsito intestinal y a tener una buena digestión.

•             Auxiliar para perder peso: El pan no solo no engorda sino que además se recomienda su inclusión en dietas de adelgazamiento, según un estudio realizado por el Hospital Universitario La Paz; el pan integral cuenta con un poder saciante, por lo que ayuda incluso en la pérdida de peso al provocar una menor ingesta de otros alimentos.

•             Combate las enfermedades cardiovasculares: De acuerdo a un estudio de la Universitat de Barcelona el pan tiene la capacidad de reducir los niveles de colesterol malo (LDL), lo que conlleva la mejora de la salud cardiovascular de las personas que lo toman dentro de una dieta equilibrada.

•             Efectivo contra la diabetes: El pan previene la aparición de diabetes tipo 2 porque hace que disminuya la concentración y demanda de insulina. El pan integral cuenta además con un índice glucémico bastante bajo.


Por todo lo anterior, el eliminar el pan de nuestra dieta no sólo es error, sino un atentado contra nuestra salud, ya que nos brinda beneficios que ningún otro alimento nos da.

miércoles, 15 de febrero de 2017

No, el pan no es malo en una dieta saludable


El pan ha sido un alimento básico en la dieta humana desde hace miles de años. Nuestros ancestros ya hacían pan ácimo, mezclando harina y agua sin levadura, hace más de 12.000 años. Hoy en día, lo más habitual es comer el pan con levadura, elemento que fue introducido por los egipcios en la receta que hoy conocemos.

Cada vez son más frecuentes los mitos que indican que el pan engorda o es contraindicado para una dieta balanceada, siendo éste uno de los primeros alimentos a suprimir en la dieta, pero nada de esto es cierto, sino todo lo contrario, el pan es uno de los alimentos básicos que debe existir en una dieta saludable, que nos conduzca a un bienestar nutricional pleno.

El consumo de pan debe estar presente cada día en nuestra dieta, de hecho el consumo habitual de pan tiene propiedades positivas en nuestra salud. Un estudio de la Universitat de Barcelona, en España, realizado por el Departamento de Nutrición y Bromatología de la Facultad de Farmacia, muestra que los consumidores habituales de pan, presentan menores niveles de colesterol LDL, conocido coloquialmente como colesterol malo, y mayores niveles de colesterol HDL, el colesterol bueno. Esto se traduce en parámetros clínicos más saludables a nivel cardiovascular.

El pan y los cereales, como parte fundamental de nuestra dieta, nos aportan fibra e hidratos de carbono indispensable para nuestro organismo, además de aminoácidos, vitaminas y minerales que nos aportan grandes beneficios para nuestra salud.

Sabemos que nos aportan beneficios, pero, ¿qué cantidad es la adecuada? Como todo tipo de alimentos, los excesos son perjudiciales, debemos consumir una cantidad normal acompañada del resto de alimentos de nuestra dieta balanceada. La Organización Mundial de la Salud nos dice que la cantidad media ideal serían 250 gramos al día.

A parte de lo saludable que es este alimento, una de las mayores preocupaciones en una dieta, suele ser la cantidad de calorías que aporta. En este caso debemos decir, que el pan no es ningún problema por sí mismo, debemos tener en cuenta qué tipo de alimento acompañamos con el pan y evitar alimentos con demasiadas grasas perjudiciales.

Tipos de pan que podemos encontrar

Existe una gran variedad de tipos de pan, te mostramos los más conocidos teniendo en cuenta su composición.


·         Pan integral: es uno de los más comunes, conocido por su gran aporte de fibra. Debemos fijarnos en que el grano del cereal se vea entero en el pan, ya que son los de mayor calidad.

·         Pan de avena: muy conocido por sus propiedades para disminuir el colesterol. Se suele combinar con harina de trigo para que resulte más ligero.

·         Pan de centeno: una de las opciones más saludables, con gran aporte de hierro y vitamina B y con muy buen sabor que combina bien con dulce y salado.
Ya sabemos los beneficios que nos aporta el incluir pan en nuestra dieta diaria y que el mito de que el pan es malo en una dieta es totalmente falso. Así que ya podemos comer con total tranquilidad este rico alimento.


jueves, 9 de febrero de 2017

Abajo los mitos, conoce los muchos beneficios del pan



Si miramos las despensas de los hogares, las mesas de los restaurantes y los principales sitios donde hay alimentos, podemos darnos cuenta que un elemento que nunca falta es el pan, esto se podría deber a los múltiples beneficios que aporta a la salud, pero también a la accesibilidad que se tiene a este producto así como el gran sabor que le aporta a las comidas.

Tampoco es casualidad que el pan sea base de nuestra alimentación, de acuerdo con el Departamento de Nutrición de la Facultad de Farmacia de la Universidad Complutense de Madrid, el pan es un alimento cuantitativa y cualitativamente importante desde el punto de vista nutricional por la cantidad de proteína vegetal de contiene, por sus nutrientes para la salud digestiva y los hidratos de carbono que brindan energía.

Pero además es un alimento que contiene poca grasa, no contiene colesterol y es rico en minerales, vitaminas como el calcio, hierro, zinc, magnesio, potasio, fósforo, vitaminas B1, B6, niacina, diversos componentes bioactivos, así como antioxidantes.

Y aunque el pan tiene todos estos componentes que sin duda aportan una gran riqueza nutricional al organismo la Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que en la actualidad no se consumen suficientes frutas, verduras y fibra dietética como lo son los cereales integrales.

Lo que trae como consecuencia que no se alcance una dieta sana fomentando de esta manera la malnutrición.

Es importante señalar que la preparación del pan ha seguido una evolución y en la actualidad a sus perfiles nutricionales le han añadido fibra, cereales integrales, semillas, ácidos grasos con omega 3 pero seguirán añadiéndose otros componentes que lo hagan aún más completo.

Recordemos que las autoridades de la Secretaría de Salud en México recomiendan incluir pan y cereales de preferencia integrales  en nuestras comidas para que nos aporten fibra y carbohidratos y así obtener energía, así como vitaminas y minerales, además de lácteos bajos en grasa, frutas y alimentos proteínicos.

El pan integral que se elabora con harina integral contiene vitaminas B1 y B6 que son esenciales para el metabolismo, tiene un alto contenido de fibra que ayuda a regular las funciones intestinales lo que ayuda a evitar enfermedades como la diabetes tipo 2.

Así podemos darnos cuenta que el pan nos permite seguir una alimentación completa que repercute en nuestra salud por la gran cantidad de nutrientes que aporta a nuestro organismo y por consiguiente se hace evidente en un balance y equilibrio para nuestra vida.

Date la oportunidad de disfrutar de este alimento con mayor regularidad y acompáñalo de otros alimentos nutritivos como vegetales, frutas o verduras.

martes, 17 de enero de 2017

Entra en calor con una dieta adecuada



Por Dra. Marilú Acosta

La comida se considera medicina para el alma y para el cuerpo. El frío, que sin ser una enfermedad, puede llegar a ser tan incómodo como para interrumpir nuestras actividades diarias, hasta el punto de quitarnos el sueño. La sensación de calidez y bienestar que nos brinda la comida nos ayuda a relajarnos y a sentirnos sanos, mejorando nuestro sistema de defensas y evitando los resfriados.

Los caldos, por su calor y nutrientes, nos permiten aumentar la temperatura corporal. El caldo de pollo es mundialmente conocido como la medicina esencial en caso de catarros, problemas estomacales, agotamiento, tristeza, y cualquier situación física o emocional que requiera un cariñito por dentro y por fuera. Es importante hervir el pollo en la misma agua que se utilizará para hervir las verduras, así la hidratación se verá beneficiada por la grasa y micro nutrientes que haya en el caldo.

Los tés o infusiones (o cualquier bebida caliente) nos ayuda a entrar en calor cuando sentimos que el agua caliente entra a nuestro organismo. Las infusiones, dependiendo de la planta que se haya elegido, tienen diferentes beneficios para la salud, pueden ser antioxidantes, apoyar a la digestión y depurar el organismo al funcionar como diuréticos.

Los carbohidratos, en sí mismos, no aportan calor pero brindan al cuerpo la energía que requiere para combatir el frío, además de que nos dan sensación de plenitud y satisfacción. Los carbohidratos de absorción lenta son los más recomendables: legumbres, arroz, pan integral.

Platillos como la paella, el arroz con lentejas, el arroz con caldo de pollo, o simplemente acompañar cualquier sopa con pan, son opciones de alto contenido nutricional, que nos ayuda a entrar y mantener el calor. Los purés, a base de papá con cualquier otra verdura, es una buena mezcla entre el aporte energético del carbohidrato, y los micro nutrientes de las verduras.

Hay raíces que ayudan a generar o mantener el calor corporal como el jengibre fresco, la zanahoria, el betabel y las papas dulces. La grasa del cacahuate y el aceite de coco son grasas “buenas” que se convierten rápidamente en energía. El picante, tanto de los chiles como de la pimienta roja, nos da la sensación de aumentar el calor corporal, desde el interior.

jueves, 5 de enero de 2017

La rosca de reyes: tradición y sabor


Por Marilú Acosta

La rosca de reyes es un pan cargado de significados religiosos, un pan que se comparte en familia, entre amigos, en la oficina. Los Reyes Magos simbolizan a tres gentiles convertidos al cristianismo que emprenden un viaje siguiendo la estrella polar para conocer al niño Dios.

El título de reyes se les da más por tradición que por que venga descrito así en la Biblia. El término de magos, de acuerdo a la tradición católica, refiere a hombres sabios, filósofos, conocedores de las religiones, más que si ejercieran algún tipo de magia.

Sin embargo, de acuerdo a la tradición judía, eran grandes cabalistas que sabían hacer magia, entendiendo la magia como actos que transgreden las leyes de la física, la lógica y la realidad. Los regalos que ofrecen los Reyes Magos se conocen como dones, aunque se pueden identificar más como símbolos de reconocimiento, que son el oro, incienso y mirra. En esa época el oro se le ofrecía únicamente a alguien con el rango de rey, por lo que es el reconocimiento a Jesús como Rey. El incienso se quemaba como ofrenda a los dioses, así reconocen la representación de Dios en Jesús. Finalmente la mirra se utilizaba para embalsamar los cadáveres, el cuerpo de un hombre, dando así por sentado que Jesús es Dios hecho hombre.

El pan de rosca de reyes contiene frutas cristalizadas encima, las cuales parecen joyas de muchos colores y la forma circular simula una corona real, pero también el círculo tiene la connotación de infinito porque carece de principio y de fin, como puede ser el amor eterno de Dios. Por el número de comensales que comparten la rosca, se ha ido haciendo cada vez más larga, desvaneciéndose el círculo, no así la idea de no tener principio ni fin.

Dentro de la rosca se ha escondido, ya sea una haba, una figurilla de pasta, porcelana o actualmente de plástico, como remembranza de la necesidad de esconder a Jesús ante la orden de Herodes de matar a todos los niños menores de dos años, nacidos en Belén. Pudiéramos extender este simbolismo al cuchillo que representaría el peligro en el que estuvo Jesús de ser asesinado de niño. Además de representar joyas de una corona, la fruta y el azúcar funcionan como distractores para quienes buscan encontrar a Jesús, salvándolo de la muerte. Pero tiene también un sentido más filosófico, no encontrarlo por las distracciones mundanas. A lo largo de la historia se han escondido anillos que son un augurio de boda próxima o un dedal, que al contrario significaría soltería por lo menos del siguiente año.
  
En México quien encuentra al niño hace una fiesta el 2 de febrero, día de la Candelaria que conmemora el día de la presentación de Jesús en el Templo, e invita a los mismos participantes de la rosca a comer tamales.