miércoles, 15 de febrero de 2017

No, el pan no es malo en una dieta saludable


El pan ha sido un alimento básico en la dieta humana desde hace miles de años. Nuestros ancestros ya hacían pan ácimo, mezclando harina y agua sin levadura, hace más de 12.000 años. Hoy en día, lo más habitual es comer el pan con levadura, elemento que fue introducido por los egipcios en la receta que hoy conocemos.

Cada vez son más frecuentes los mitos que indican que el pan engorda o es contraindicado para una dieta balanceada, siendo éste uno de los primeros alimentos a suprimir en la dieta, pero nada de esto es cierto, sino todo lo contrario, el pan es uno de los alimentos básicos que debe existir en una dieta saludable, que nos conduzca a un bienestar nutricional pleno.

El consumo de pan debe estar presente cada día en nuestra dieta, de hecho el consumo habitual de pan tiene propiedades positivas en nuestra salud. Un estudio de la Universitat de Barcelona, en España, realizado por el Departamento de Nutrición y Bromatología de la Facultad de Farmacia, muestra que los consumidores habituales de pan, presentan menores niveles de colesterol LDL, conocido coloquialmente como colesterol malo, y mayores niveles de colesterol HDL, el colesterol bueno. Esto se traduce en parámetros clínicos más saludables a nivel cardiovascular.

El pan y los cereales, como parte fundamental de nuestra dieta, nos aportan fibra e hidratos de carbono indispensable para nuestro organismo, además de aminoácidos, vitaminas y minerales que nos aportan grandes beneficios para nuestra salud.

Sabemos que nos aportan beneficios, pero, ¿qué cantidad es la adecuada? Como todo tipo de alimentos, los excesos son perjudiciales, debemos consumir una cantidad normal acompañada del resto de alimentos de nuestra dieta balanceada. La Organización Mundial de la Salud nos dice que la cantidad media ideal serían 250 gramos al día.

A parte de lo saludable que es este alimento, una de las mayores preocupaciones en una dieta, suele ser la cantidad de calorías que aporta. En este caso debemos decir, que el pan no es ningún problema por sí mismo, debemos tener en cuenta qué tipo de alimento acompañamos con el pan y evitar alimentos con demasiadas grasas perjudiciales.

Tipos de pan que podemos encontrar

Existe una gran variedad de tipos de pan, te mostramos los más conocidos teniendo en cuenta su composición.


·         Pan integral: es uno de los más comunes, conocido por su gran aporte de fibra. Debemos fijarnos en que el grano del cereal se vea entero en el pan, ya que son los de mayor calidad.

·         Pan de avena: muy conocido por sus propiedades para disminuir el colesterol. Se suele combinar con harina de trigo para que resulte más ligero.

·         Pan de centeno: una de las opciones más saludables, con gran aporte de hierro y vitamina B y con muy buen sabor que combina bien con dulce y salado.
Ya sabemos los beneficios que nos aporta el incluir pan en nuestra dieta diaria y que el mito de que el pan es malo en una dieta es totalmente falso. Así que ya podemos comer con total tranquilidad este rico alimento.


jueves, 9 de febrero de 2017

Abajo los mitos, conoce los muchos beneficios del pan



Si miramos las despensas de los hogares, las mesas de los restaurantes y los principales sitios donde hay alimentos, podemos darnos cuenta que un elemento que nunca falta es el pan, esto se podría deber a los múltiples beneficios que aporta a la salud, pero también a la accesibilidad que se tiene a este producto así como el gran sabor que le aporta a las comidas.

Tampoco es casualidad que el pan sea base de nuestra alimentación, de acuerdo con el Departamento de Nutrición de la Facultad de Farmacia de la Universidad Complutense de Madrid, el pan es un alimento cuantitativa y cualitativamente importante desde el punto de vista nutricional por la cantidad de proteína vegetal de contiene, por sus nutrientes para la salud digestiva y los hidratos de carbono que brindan energía.

Pero además es un alimento que contiene poca grasa, no contiene colesterol y es rico en minerales, vitaminas como el calcio, hierro, zinc, magnesio, potasio, fósforo, vitaminas B1, B6, niacina, diversos componentes bioactivos, así como antioxidantes.

Y aunque el pan tiene todos estos componentes que sin duda aportan una gran riqueza nutricional al organismo la Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que en la actualidad no se consumen suficientes frutas, verduras y fibra dietética como lo son los cereales integrales.

Lo que trae como consecuencia que no se alcance una dieta sana fomentando de esta manera la malnutrición.

Es importante señalar que la preparación del pan ha seguido una evolución y en la actualidad a sus perfiles nutricionales le han añadido fibra, cereales integrales, semillas, ácidos grasos con omega 3 pero seguirán añadiéndose otros componentes que lo hagan aún más completo.

Recordemos que las autoridades de la Secretaría de Salud en México recomiendan incluir pan y cereales de preferencia integrales  en nuestras comidas para que nos aporten fibra y carbohidratos y así obtener energía, así como vitaminas y minerales, además de lácteos bajos en grasa, frutas y alimentos proteínicos.

El pan integral que se elabora con harina integral contiene vitaminas B1 y B6 que son esenciales para el metabolismo, tiene un alto contenido de fibra que ayuda a regular las funciones intestinales lo que ayuda a evitar enfermedades como la diabetes tipo 2.

Así podemos darnos cuenta que el pan nos permite seguir una alimentación completa que repercute en nuestra salud por la gran cantidad de nutrientes que aporta a nuestro organismo y por consiguiente se hace evidente en un balance y equilibrio para nuestra vida.

Date la oportunidad de disfrutar de este alimento con mayor regularidad y acompáñalo de otros alimentos nutritivos como vegetales, frutas o verduras.

martes, 17 de enero de 2017

Entra en calor con una dieta adecuada



Por Dra. Marilú Acosta

La comida se considera medicina para el alma y para el cuerpo. El frío, que sin ser una enfermedad, puede llegar a ser tan incómodo como para interrumpir nuestras actividades diarias, hasta el punto de quitarnos el sueño. La sensación de calidez y bienestar que nos brinda la comida nos ayuda a relajarnos y a sentirnos sanos, mejorando nuestro sistema de defensas y evitando los resfriados.

Los caldos, por su calor y nutrientes, nos permiten aumentar la temperatura corporal. El caldo de pollo es mundialmente conocido como la medicina esencial en caso de catarros, problemas estomacales, agotamiento, tristeza, y cualquier situación física o emocional que requiera un cariñito por dentro y por fuera. Es importante hervir el pollo en la misma agua que se utilizará para hervir las verduras, así la hidratación se verá beneficiada por la grasa y micro nutrientes que haya en el caldo.

Los tés o infusiones (o cualquier bebida caliente) nos ayuda a entrar en calor cuando sentimos que el agua caliente entra a nuestro organismo. Las infusiones, dependiendo de la planta que se haya elegido, tienen diferentes beneficios para la salud, pueden ser antioxidantes, apoyar a la digestión y depurar el organismo al funcionar como diuréticos.

Los carbohidratos, en sí mismos, no aportan calor pero brindan al cuerpo la energía que requiere para combatir el frío, además de que nos dan sensación de plenitud y satisfacción. Los carbohidratos de absorción lenta son los más recomendables: legumbres, arroz, pan integral.

Platillos como la paella, el arroz con lentejas, el arroz con caldo de pollo, o simplemente acompañar cualquier sopa con pan, son opciones de alto contenido nutricional, que nos ayuda a entrar y mantener el calor. Los purés, a base de papá con cualquier otra verdura, es una buena mezcla entre el aporte energético del carbohidrato, y los micro nutrientes de las verduras.

Hay raíces que ayudan a generar o mantener el calor corporal como el jengibre fresco, la zanahoria, el betabel y las papas dulces. La grasa del cacahuate y el aceite de coco son grasas “buenas” que se convierten rápidamente en energía. El picante, tanto de los chiles como de la pimienta roja, nos da la sensación de aumentar el calor corporal, desde el interior.

jueves, 5 de enero de 2017

La rosca de reyes: tradición y sabor


Por Marilú Acosta

La rosca de reyes es un pan cargado de significados religiosos, un pan que se comparte en familia, entre amigos, en la oficina. Los Reyes Magos simbolizan a tres gentiles convertidos al cristianismo que emprenden un viaje siguiendo la estrella polar para conocer al niño Dios.

El título de reyes se les da más por tradición que por que venga descrito así en la Biblia. El término de magos, de acuerdo a la tradición católica, refiere a hombres sabios, filósofos, conocedores de las religiones, más que si ejercieran algún tipo de magia.

Sin embargo, de acuerdo a la tradición judía, eran grandes cabalistas que sabían hacer magia, entendiendo la magia como actos que transgreden las leyes de la física, la lógica y la realidad. Los regalos que ofrecen los Reyes Magos se conocen como dones, aunque se pueden identificar más como símbolos de reconocimiento, que son el oro, incienso y mirra. En esa época el oro se le ofrecía únicamente a alguien con el rango de rey, por lo que es el reconocimiento a Jesús como Rey. El incienso se quemaba como ofrenda a los dioses, así reconocen la representación de Dios en Jesús. Finalmente la mirra se utilizaba para embalsamar los cadáveres, el cuerpo de un hombre, dando así por sentado que Jesús es Dios hecho hombre.

El pan de rosca de reyes contiene frutas cristalizadas encima, las cuales parecen joyas de muchos colores y la forma circular simula una corona real, pero también el círculo tiene la connotación de infinito porque carece de principio y de fin, como puede ser el amor eterno de Dios. Por el número de comensales que comparten la rosca, se ha ido haciendo cada vez más larga, desvaneciéndose el círculo, no así la idea de no tener principio ni fin.

Dentro de la rosca se ha escondido, ya sea una haba, una figurilla de pasta, porcelana o actualmente de plástico, como remembranza de la necesidad de esconder a Jesús ante la orden de Herodes de matar a todos los niños menores de dos años, nacidos en Belén. Pudiéramos extender este simbolismo al cuchillo que representaría el peligro en el que estuvo Jesús de ser asesinado de niño. Además de representar joyas de una corona, la fruta y el azúcar funcionan como distractores para quienes buscan encontrar a Jesús, salvándolo de la muerte. Pero tiene también un sentido más filosófico, no encontrarlo por las distracciones mundanas. A lo largo de la historia se han escondido anillos que son un augurio de boda próxima o un dedal, que al contrario significaría soltería por lo menos del siguiente año.
  
En México quien encuentra al niño hace una fiesta el 2 de febrero, día de la Candelaria que conmemora el día de la presentación de Jesús en el Templo, e invita a los mismos participantes de la rosca a comer tamales.


lunes, 12 de diciembre de 2016

Guía de sobrevivencia para un diciembre saludable


Por Ana María González, especialista en nutrición para Grupo Bimbo

Todos sabemos que la época navideña está llena de alegría, fiestas, reencuentros, risas, regalos, comida deliciosa, bebida, etc. Pero también sabemos que es una época de mucho estrés y si no tenemos cuidado, también de muchos excesos.

Por eso preparamos una guía para que en ésta época te llenes de felicidad y buenos sentimientos sin poner en riesgo el mayor regalo que tenemos que es nuestra salud.

·         Incluye en todos tus menús verduras y frutas de la temporada, la naturaleza es sabia y están llenas de vitamina C, A, zinc, etc. que te ayudan a reforzar el sistema de defensas y así evitar las molestas gripas de la época. Dile adiós a los suplementos y ¡Disfruta de ensaladas, frutas secas o el tradicional ponche!

·         Si ya haces ejercicio de manera regular, no dejes que las fiestas y el estrés típico de la época te aleje de tu rutina, al contrario, ten en mente que hacer ejercicio es tu momento del día para consentirte y cuidarte. ¿Sabías qué está demostrado científicamente que hacer ejercicio, entre muchos beneficios, ayuda a disminuir el estrés?

·         Si aún no haces ejercicio hazte un gran regalo de navidad y empieza ya, tu cuerpo y tu humor te lo agradecerán, además disfrutarás con más tranquilidad de las comidas navideñas.

·         Seguro tienes que hacer algunas compras navideñas, haz una lista, tómalo con calma, no lo dejes a última hora y velo como una oportunidad para moverte más, por ejemplo olvida las escaleras eléctricas de los centros comerciales, recuerda que así estarás quemando un poco más de calorías.

  • Cuida tu digestión. Es muy común que después de los festejos decembrinos tengamos problemas de indigestión, para prevenirlo consume alimentos altos en fibra como el Pan Integral Bimbo, Pan Doble Fibra Bimbo o Pan de Trigo Germinado Saníssimo, ya sea en la misma comida o a otras horas del día, prefiere infusiones como té de manzanilla o hierbabuena que también te pueden ayudar.

·         Por ningún motivo te saltes algún tiempo de comida como el desayuno o la cena pensando que así ahorras algunas calorías… la realidad es que si te saltas una comida llegarás con más hambre a la siguiente y será más probable comer de más.

·         Prepara durante el día platillos fáciles de hacer para que no aumenten tu carga de trabajo y no descuides tu alimentación, por ejemplo, un sándwich con Pan Silueta Bimbo que además de un rico sabor te ayuda a cuidarte y no excederte en calorías.

  • Recuerda que todas las bebidas alcohólicas también cuentan en la suma de calorías por lo que te recomendamos que las consumas con moderación, máximo 2 copas. ¡No olvides que si tomas, no manejes!

  • Busca durante el día pequeños momentos de relajación para no acabar el año agotado, por ejemplo 5 minutos de meditación, hacer respiraciones profundas, hacer una pequeña caminata, etc. Pueden ser de gran ayuda.

·         Por último, pero no menos importante, no olvides el verdadero significado de esta época, prioriza, planea y en los eventos disfruta al máximo a tus amigos y a tus seres queridos.

¡Feliz Navidad y Próspero Año Nuevo!



miércoles, 7 de diciembre de 2016

Tradición y sabor: Conoce los panes típicos de las fiestas navideñas


Por Dra. Marilú Acosta

La Navidad es un festejo que tiene origen en Europa durante la época invernal, por lo que todas las tradiciones, tanto de adornos como de comida, provienen de la escasa cosecha, los paisajes nevados y la necesidad de contrarrestar el frío. Los panes navideños tienen como origen, según la leyenda, un crudo invierno del siglo XIV, en Alemania, cuando un terrateniente mandó preparar un pan con lo que quedaba en sus bodegas: semillas, huevo, frutos secos y mucha azúcar. Su familia y sus trabajadores comieron ese pan, lo que les proporcionó alimento y energía para sobrevivir el frío. Por funcional y rico al paladar, el pan con frutos secos y azúcar se preparó, a partir de entonces, cada invierno.

Conforme fue pasando el tiempo y los viajantes platicaron de los panes de las poblaciones vecinas, en Europa se empezaron a crear diferentes tipos de panes para la época de frío y al mismo tiempo para festejar Navidad. Quizá el más cargado de simbolismo es el pan Kolach, de Ucrania. Es un pan trazado en forma de círculo, el cual se sirve en la mesa en una pila de tres panes con una vela en el centro, simbolizando la eternidad con el círculo, la Santísima Trinidad con los tres panes, y la luz de la vela representa la estrella de Belén y la luz de Cristo que vino al mundo.

En el siglo XV, los príncipes Ernesto y Alberto de Dresden, Alemania, solicitaron al Papa Inocencio VIII la revocación de la prohibición del uso de la mantequilla, como símbolo de abstinencia durante las festividades invernales, y modificaron el pan Stollen inicialmente muy simple, convirtiéndolo en uno de los panes más ricos de la temporada, al grado de considerarse un pan para reyes. El Stollen, también conocido como Christollen, lleva mazapán y frutos secos.

El Pandoro tiene su origen en la ciudad de Verona, es denso, mantecoso, dulce y con la forma de árbol de navidad, espolvoreado con azúcar glass para simular los Alpes nevados. Este pan se acompaña normalmente con helado.

En Europa, alrededor del siglo XVI, había grandes cantidades de azúcar proveniente de las colonias, así que empezaron a utilizarla como método de conservación de frutas que en invierno no se daban, como se conservaba la fruta en tan buen estado comenzaron a tener sobreproducción y pensaron en preparar un pan con ellas y así nació en Reino Unido el Fruit Cake, un pan denso lleno de frutos secos, fruta confitada y especias, que se macera con Whisky, Brandy o Ron. Quizá sea el pan internacionalmente más conocido y vinculado con la época navideña. En el siglo XVIII se prohibió por ser un pecado su sabor exquisito.
  
La versión italiana del Fruit Cake es el Panettone, un pan relleno de pasas y fruta confitada creado según la leyenda, a partir del amor de Antonio por la hija de un afamado panadero de Milán, se acostumbra comer con vino espumoso o Prosecco para garantizar buena suerte y salud para el siguiente año.

El Julekaka o Julekage es el pan noruego, preparado con caradamomo, pasas y frutas confitadas, a las rebanadas se les unta mantequilla a la hora de servirlas.

En Rumanía existe un pan trenzado llamado Kozunak, que se come en Navidad y Pascua. Está hecho con mantequilla, harina, huevos, levadura y agua, se puede rellenar de chocolate, dulce de nuez o queso crema o puede espolvorearse con azúcar glass, pasas o nueces picadas.

Para Grecia, el “pan de Cristo” se llama Christopsomo. Es redondo, suave, ligero y esponjoso. Se prepara con nueces, higos, pasas, miel, clavo, canela y nuez moscada. Se le pone una cruz bizantina, que pudiera llevar ajonjolí como decoración. Los granos y las nueces representan la fertilidad, una reminiscencia de la celebración Kronia, una festividad en honor a Cronos, dios del tiempo, que se realizaba para obtener buenas cosechas el siguiente año.

La Rosca de Reyes tiene como origen las fiestas romanas dedicadas al dios Saturno, celebradas posterior al solsticio de invierno. Se preparaban panes redondos endulzados con miel y acompañados de higos y dátiles. Después se introdujo una haba y quien lo encontraba era afortunado y se ganaba por un tiempo el título de Rey del Haba. En el siglo XVII, al llegar a España, el rey Felipe V le agrega fruta confitada para cubrir el pan y cambia el haba por algo valioso para divertir a sus invitados. En Francia llegó también la tradición romana, pero cambió la receta y el nombre, se prepara con pasta de hojaldre y relleno de crema de almendras y se conoce como Galette de Rois.

La capacidad de preparar pan ha sido uno de los mayores avances culinarios en la historia de la humanidad, convirtiéndose en un alimento básico para cualquier civilización. El pan simboliza la vida en su totalidad ya que alimenta al cuerpo y al alma. Por lo que los panes navideños, a los cuales se les confiere simbolismos religiosos es, por definición, el pan que nutre al espíritu, que alimenta al cuerpo y que provee la energía para soportar el intenso frío europeo. Hoy en día en que las navidades se festejan también en el hemisferio sur, donde es verano, las frutas confitadas y lo azucarado de los panes no es lo primero que al cuerpo se le antoja, pero las tradiciones son fuertes y de cualquier manera se preparan o se antojan, a pesar del calor.


miércoles, 23 de noviembre de 2016

Contra la diabetes, actúa hoy para cambiar el mañana



Por Lourdes Boy López de la Cerda, Coordinadora de Nutrición de Grupo Bimbo

Cuando se toca el tema de diabetes generalmente se habla de complicaciones, de los síntomas, de las posibles causas, estadísticas, etc.  Hoy decidimos hablar de manera positiva usando el lema del Día Mundial de la Diabetes 2016 que es: “Actúa hoy para cambiar el mañana”.  Si bien es cierto que hay factores de riesgo que no podemos modificar como la historia familiar o la edad, la buena noticia es ¡que hay factores que dependen de nosotros!

Una alimentación saludable, un peso adecuado de acuerdo a tus características y un estilo de vida activo son tus mejores aliados para prevenir la diabetes.

Puede sonar muy trillado o complicado de seguir, pero continuamos con las buenas noticias, comer de forma saludable no está peleado con comer rico y hacer ejercicio, puede ser muy divertido.

Te damos algunos consejos fáciles de seguir tanto para ti como para toda tu familia:

•             Aumenta el consumo de verduras y frutas, se recomienda por lo menos 5 porciones al día, entre otros beneficios te aportan fibra, tienen pocas calorías y te dan saciedad, por si fuera poco hay una gran variedad y muchas formas de prepararlas.

•             ¡Cuida tus porciones! Sin darnos cuenta nos vamos “acostumbrando” a porciones más grandes, reduce poco a poco las cantidades. Comer en platos más pequeños puede ayudar a lograrlo ¡Inténtalo!

•             Come despacio, por lo menos tarda 20 minutos en cada comida, esto ayuda a que el cerebro registre la señal de saciedad y así no comas de más.

•             Nunca te saltes un tiempo de comida, solo conseguirás que tú metabolismo se vuelva más lento, lo cual provoca que quemes menos calorías, por otro lado complica el manejo de la glucosa en sangre. Así que olvídate de no desayunar o no cenar.

•             Incluye cereales integrales, hoy sabemos que éste tipo de cereales son de gran ayuda para prevenir la diabetes. Ya que por un lado nos aportan la energía que necesitamos, así como ciertas vitaminas como las del complejo B, indispensables para el buen uso de esta energía y además son excelente fuente de fibra. En Bimbo sabemos los beneficios de este tipo de cereales y te ofrecemos diferentes opciones que además son deliciosos como Pan Cero Cero, Pan Doble Fibra, Pan Silueta Bimbo. ¡Pruébalos todos y así le das variedad y sabor a tus comidas!

•             Cuida la cantidad de grasa que consumes, para ello utiliza una cuchara cafetera cuando vas a usar aceite y prefiere preparaciones como al horno, al vapor, asadas, etc.  Evita los alimentos fritos o capeados.

•             No te olvides de las leguminosas como frijoles, garbanzos, habas, chícharos, etc. Son una excelente fuente de proteínas, fibra y bajas en grasa. Combínalas con los cereales para obtener proteínas de buena calidad.

•             Literalmente haz un ritual de cada uno de tus tiempos de comidas, así aprecias realmente lo que estas comiendo. Disfrutar nuestros alimentos debe ser parte de una dieta saludable, si no es así, algo le falta a tu plan de alimentación.

•             ¡Muévete! Si de verdad quieres prevenir la diabetes y otras enfermedades, el ejercicio debe ser parte de tu vida, 30 minutos al día pueden hacer la diferencia.

No esperes a escuchar malas noticias de tu médico, ponte las pilas y actúa hoy comiendo saludable y rico, incorporando el ejercicio a tu rutina diaria, moviéndote más durante el día y sabrás que estas cambiando el mañana para seguir disfrutando al máximo de la vida.



***


Referencias:

•             Mi plan de acción para prevenir la diabetes https://www.niddk.nih.gov/health-information/health-communication-programs/ndep/espanol/informacion-salud/mi-plan-actividad/Pages/publicationdetail.aspx

•             Día Mundial de la Diabetes 2016 http://www.fundaciondiabetes.org/diamundial/328/que-es-el-dia-mundial-de-la-diabetes

•             Jenkins D., Kendall C., Augustin L., y col. Effect of Wheat Bran on Glycemic Control
and Risk Factors for Cardiovascular Disease in Type 2 Diabetes. Diabetes Care, 2002; 25: 1522-1528


•             Carbohydrates in human nutrition; Report of a Joint FAO/WHO Expert Consultation. Rome, 04/1997:14-18